Archivos mensuales: septiembre 2015

¿Quien perdió Cataluña?

La respuesta más socorrida y fácil sería decir “Fuenteovejuna, señor”. Y no me faltaría algo de razón. Todos, en mayor o menor proporción, por acción o por omisión, somos culpables de la pérdida de Cataluña. Y, si no está perdida del todo, lo somos por haber asistido impasibles al crecimiento de los independentistas desde el 20% de toda la vida hasta el 47 % del domingo pasado. Me duele perder Cataluña, donde hay una parte de mi, y, por omisión, me siento culpable de este desgarro.

La aceptación de la culpabilidad individual o colectiva no resuelve el problema si no va acompañada de un plan de medidas urgentes para recuperar lo perdido. Cher, contraria a los independentistas, nos recordó ayer lo difícil que es, una vez extraída, volver a meter la pasta dental dentro de su tubo. Difícil sí, imposible no.

Los nacionalistas, desde su emergencia, tienen un objetivo: conseguir la independencia de lo que ellos consideran su nación, con un Estado propio. Aspiración legítima, naturalmente dentro de los cauces democráticos de respeto a la Ley. Sabemos que la voracidad de los nacionalistas apenas conoce límites: son insaciables y no descansarán hasta conseguir su objetivo. Lo malo es cuando el fin les justifica el recurso a todos los medios posibles, legales o no, dignos o indignos, veraces o falsos. Tengo la impresión de todo les aprovecha para el convento.

La esencia del nacionalismo es emocional/sentimental, más cerca de las tripas que del cerebro. Está tan alejada de la razón que resulta difícil dialogar con ellos con datos reales contrastados y con argumentos racionales. Como ocurre con cualquier otra religión, nos enfrentados con el viejo duelo entre fe y razón. Esa batalla la tenemos perdida si solo recurrimos a las razones que nos dicta el cerebro, sin atender a las emociones que reprimimos en nuestro corazón.

En mayor o menor medida, todos somos algo nacionalistas. Es casi zoológico. Está debajo de nuestra piel y la pelea por superar esa minusvalía animal debe ser permanente. Si bajamos la guardia, el veneno nacionalista, que tantas veces roza con el racismo o el fascismo, se extiende sin remedio perjudicando el sentimiento de solidaridad entre los seres humanos.

Jared Diamond me abrió los ojos con su famosa frase: “Yo contra mi hermano; mi hermano y yo contra mis primos; mis primos, mi hermano y yo contra mis vecinos; mis vecinos, mis primos, mi hermano y yo contra el pueblo de al lado….” Y así podemos explicar, zoológicamente, el origen de casi todas la guerras que en el mundo han sido.

En el caso que nos ocupa, Fuenteovejuna entera bajó la guardia y miró para otro lado. Y en esas estamos. Salvo Adolfo Suárez, que tuvo la visión y el coraje de recuperar del exilio al honorable presidente Tarradellas, para entroncar la democracia con la Generalitat, ningún otro presidente español se libra de haber contribuido, por mantenerse en el poder, a la pérdida de Cataluña.

Tanto Felipe González como José María Aznar celebraron (a cambio del apoyo parlamentario) la total lealtad del poco honorable Jordi Pujol a la Constitución. Creyeron, quizás ingenuamente, en las bondades de la “conllevanza” orteguiana o en el apaciguamiento de la fiera. Jordi Pujol, Artur Mas y sus separatistas se partirían de la risa, mientras seguían tejiendo, ere que erre, con dinero público y escuela pública, su ruta hacia la independencia.

Aunque la “cuestión catalana” viene de lejos, sin tener que remontarnos a la guerra de sucesión entre dinastías europeas (no entre Madrid y Barcelona), lo cierto es que el aumento del sentimiento independentista, desde el 20 al 47 %, ha ido creciendo, tras la crisis del Estatuto, con el lubricante de la gran recesión económica y las políticas de austeridad impuestas desde la Unión Europea.

Es prácticamente imposible, ni siquiera conveniente, extirpar del todo el sentimiento nacionalista, tanto el catalanista como el españolista, el vasco o el gallego. Para volver a meter la pasta dental en su tubo, tenemos que darnos mucha maña, utilizar mucho cerebro y no despreciar las sinrazones que el corazón nos dicta. ¡Ay de mi Cataluña!

Para empezar, un buen gesto sería poner estas Navidades en el Palacio de La Moncloa a un catalán. Alguien como Adolfo Suárez. A ver qué pasa.