Me gusta más ir a las “manis” que me prohiben

Parece mentira (con lo lista que parece) que la señora Cifuentes, delegada de Rajoy en Madrid, haya prohibido la concentración en la Puerta del Sol solicitada por la JER (Junta Estatal Republicana) para pasado mañana.

Con la camiseta repúblicana del Mundial.

Con la camiseta republicana del Mundial.

¿A qué tienen miedo? Comprendo que desautorice una marcha que pueda cruzarse, a la misma hora, con la comitiva del nuevo rey Felipe VI. Respetando la libertad de expresión y manifestación, conviene que evitar cruces, provocaciones y/o choques innecesarios entre los derechos de unos y de otros. No comprendo, en cambio, que prohiba una concentración republicana en la Puerta del Sol por donde no está prevista la procesión monárquica.  A menos que la señora Cifuentes sea republicana y, con esta prohibición, quiera hacer un favor a nuestra causa.

Yo diré como el grandísimo Joan Manuel Serrat. Las autoridades franquistas le prohibieron cantar en catalán en un concurso intenacional (no recuerdo si fue Eurovisón u otro del estilo). Serrat canta igual de bien en castellano y en catalán. Cuando le preguntaron en qué lengua le gustaba más cantar, respodió sabiamente:

“Me gusta más cantar en la lengua que me prohiben”.

Yo digo lo mismo  que Serrat:

“Me gusta más ir a las manifestaciones que me prohiben. Por eso, el jueves iré a la Puerta del Sol con mi camiseta del Mundial. Claro que si, al final, el Gobierno permite la concentración republicana, a lo mejor me quedo en casa. ¿A qué tienen tanto miedo?” 

Como decía J.F. Kennedy, citando F.D. Roossevelt:

“Solo hay que tener miedo al miedo mismo”.

Aprendí esa anécdota mi profesor Samuel Beer, tutor de mi tesina en la Universidad de Harvard. Un día preguntó en clase a quien atribuíamos la famosa frase anterior sobre “el miedo al miedo mismo”.  Unos señalaron a Kennedy y otros a Roosevelt.

“Ninguno de los dos fue el autor original de tal frase. Y se lo que digo porque fui yo mismo quien la introdujo en aquel celebre dircurso del presidente Roosevelt”.

Pues eso: “Solo debemos tener miedo al miedo mismo. ¡El jueves vamos a Sol!”. 

Concentración republican en la Puerta del Sol, sin incidentes, el dia de la abdicación del rey Juan Carlos.

Concentración republicana en la Puerta del Sol, sin incidentes, el dia de la abdicación del rey Juan Carlos.

 

2 comentarios en “Me gusta más ir a las “manis” que me prohiben

  1. Cómo me gustaría estar ahí para ir a la Puerta del Sol y pedir la república.

    Anoche mismo nos juntamos varios amigos de la liga de fútbol de los lunes en Santa Mónica, California. Es un grupo muy simpático de deportistas y muy internacional. En el grupo hay suramericanos, norteamericanos, centroamericanos, africanos, asiáticos, europeos… de todo. Con el mundial encima, disfrutamos mucho de la conversación futbolera. Comentar los goles, comparar nuestra liguilla de héroes domingueros con la de los atletas, intercambiar notas, hablar de historia y conflictos entre países (un amigo me dijo que la rivalidad entre El Salvador y Honduras es como la de los sunitas y los chiítas), opinar sobre artículos en la prensa (¿será verdad que los yankis, tan competitivos e ingenuos, jueguen en desventaja porque les cueste hacer teatro de las faltas?¿mejoran o empeoran el juego sin picardía?) y filosofar. ¿Qué significa tener una cultura futbolera? ¿Por qué ciertos países siempre juegan bien en los mundiales, como Uruguay? ¿Influye la prensa y la conciencia colectiva en la confianza de los jugadores? ¿Qué pasará si Brasil llega a la final y no gana? ¿Invadirán el estadio? ¿Y si es un Brasil-Argentina?

    Comento esto porque anoche, ante grupo tan internacional y ecléctico unido por la pasión del futbol, pude estrenar mi camiseta oficial de la selección, edición tricolor bandera de la segunda república.
    Las reacciones fueron muy interesantes. Un buen amigo asturiano se sintió ligeramente incómodo. “Esa no es la bandera de mi selección y no es el lugar donde hacer política”. Punto válido. Respondí que hay españoles de todos los colores y sabores. A provocaciones monarquicas florecen sentimientos republicanos. Una conversación amable. Otro, un catalán, le hizo mucha gracia con un “hay que ver” (bienvenidas las nuevas banderas). Todos los latinoamericanos y norteamericanos, liberados de las monarquías, brindaron por la república. “A la mierda los reyes”. Fue divertido. Que se sepa que hay españoles que no apoyan la monarquía. Me gustó ponerme la camisa republicana.
    Ojalá pudiese acompañarte a la puerta del sol. Como los libros, cuando algo se prohíbe, sube de valor y aumenta de interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>