Mañana, más Tsunami con Erik en «A vivir» (cadena SER)

Javier del Pino ha invitado a mi hijo Erik a su programa «A vivir» (Cadena SER), mañana sábado a las 11:30h, para hablar del documental ¿Preparados para el Tsunami? que estrenó ayer en Movistar+.

Os lo recomiendo. Yo he visto el documental por cuarta vez (¿amor de padre?) y cada vez descubro nuevas evidencias científicas y más posibilidades de prevención de riesgos catastróficos que desconocía.

Los sedimentos del fondo del mar nos hablan de esas catástrofes históricas.
Las simas del fondo del mar (hasta 5.000 metros de profundidad) junto a la península Ibérica impresionan.

Debo felicitar a El Ogorodova, directora creativa y presidenta de Goat Knight (la productora), por su brillante trabajo para contarnos gráficamente los movimientos de placas y las simas oceánicas que explican los terremotos y tsunamis.

América del Sur y Africa encajan como piezas de un puzzle.
Mi hijo, Erik Martínez Westley, fue a buscar respuestas a Caltech (Instituto Tecnológico de California) y a Hawai.
La intensidad del tsunami de Lisboa y Cádiz
El tsunami de 1755 destruyó Lisboa, inundó Cádiz, mató a casi 70.00 personas… y, por primera vez, puso en duda el castigo divino mediante catástrofes naturales. La ciencia y la razón empezaban a sustituir a la fe.   

El documental de Erik estará disponible en Movistar durante tres años. Cuanto antes lo veas, mejor.

Anuncio de Movistar+ de ¿Preparados para el Tsunami? que estrenó anoche en su canal de Documentales.

«¿Preparados para el Tsunami?», este martes, 19 de diciembre, a las 23:00h en Movistar+

A los padres se nos permite presumir de los éxitos de nuestros hijos (¡y de los nietos, no digamos!). Acogiéndome a esta ley universal, os recomiendo que veáis el documental «¿Preparados para Tsunami?» que ha dirigido mi hijo Erik para la productora «Goat Knight» que preside El Ogorodova y de la que es, además, directora creativa. Ella es la autora de las animaciones gráficas. Por ejemplo: no os perdáis las montañas submarinas que hay frente a la península ibérica y que, en exclusiva, muestra el documental.  Lo estrenará Movistar+ este martes, 19 de diciembre, a las 23:00h. Yo he visto el bruto y me ha encantado. ¿Qué voy a decir si soy su padre?  Además, sale mi voz leyendo un poema de mi admirado Voltaire que pone en duda, por primera vez, que los desastres naturales sean castigo de Dios. El viernes hubo un pase privado en el Institut Ciències del Mar (ICM-CSIC) en Barcelona para científicos, divulgadores y patrocinadores del documental. Pau Rodríguez, de eldiario.es, asistió la proyección y a la mesa redonda de sabios. Por lo que ha publicado hoy, el estreno privado ha sido interesante. ¡Qué alegría!

Científicos, participantes y patrocinadores en el estreno privado del documental el viernes en Barcelona.
Mi hijo Erik y El Ogorodova, presidenta de la productora Goat Knight, durante el debate en el ICM-CSIC que siguió a la proyección del documental.
Cartel que los autores del documental han repartido por su barrio.
Erik Martínez Westley entrevista a un sabio portugués sobre las placas tectónicas de la península Ibérica.
Cádiz y Huelva ya han sufrido tsunamis. ¿Cuando será el próximo?

El ex alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, hoy diputado del PSOE en el Congreso y pionero en la prevención de riesgos de tsunamis, participó en la mesa redonda sobre el documental.

Productora y patrocinadores que apoyan este documental de divulgación científica para prevenir desastres naturales.

Para ayudar a divulgar entre los niños las ideas básicas para la protección frente a los riesgos de tsunamis en la península Ibérica, El Ogorodova ha creado unas animaciones espectaculares («Canta con nosotros») con música compuesta por el gran artista Jeff Espinoza. Acaban de estrenarse estos videos en youtube. No te los pierdas. Muestran con humor e ingenio que hacer y que no hacer en caso de alerta de tsunami. Ojalá los pusieran en todas las escuelas de España… y Portugal. Lástima que no lo hayan cantado a tiempo los niños víctimas del gran Tsunami de Indonesia. Los supervivientes españoles de aquel catastrófico Tsunami (que inspiraron la película «Lo mposible» dirigida por Bayona), han participado en el documental de mi hijo con interesantes aportaciones fruto de su terrible experiencia

«Canta con nosotros» en castellano:
https://youtu.be/TX0NY9Uqeeo

o en Inglés:

¿Preparados para el tsunami’?, de mi hijo Erik, el 19 de diciembre en Movistar

Anotadlo en vuestro calendario. ¿Preparados para el Tsunami? El martes, 19 de diciembre, a las 23:00h., en Movistar.  Yo he tenido el privilegio de ver el bruto que ha dirigido y presentado mi hijo Erik Martínez Westley y me ha encantado.

Movistar+ ya tiene fecha de estreno para el documental ¿Preparados para el Tsunami? El viernes 15 de febrero tienen una proyección en Barcelona en el Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) con panel de expertos.Se trata de una co-producción con RTVE y RTP, las televisiones públicas de España y Portugal, que continúa una serie documental anterior con PBS, la televisión pública de Estados Unidos. Han rodado en Hawái, California, Huelva, Cádiz, Lisboa, Sagres, Madrid, Vilanova y Barcelona.No os lo perdáis.

SinopsisMuchas personas desconocen que la Península Ibérica tiene uno de los mayores riesgos de un mega-terremoto y tsunami en todo el Océano Atlántico. En los últimos 9.000 años el Golfo de Cádiz ha experimentado entre 9 y 14 tsunamis. El último, en 1755, conocido como El gran terremoto de Lisboa, cambió la historia de Europa. ¿Qué pasará cuando llegue el próximo tsunami? ¿Qué evidencias tenemos y cómo nos podemos preparar?No somos únicos. Otros lugares, como Hawaii, viven con circunstancias similares. Si compartimos los riesgos, ¿por qué no compartir las soluciones?¿Preparados para el Tsunami? es un documental de ciencia, tecnología y medidas de seguridad de una hora que explica qué causa estos terremotos y tsunamis, destapa nueva evidencia histórica sobre la recurrencia con la que suceden, da a conocer las medidas de prevención y explora las innovaciones que nos pueden mantener seguros. Planteamos los riesgos con ciencia e historia, con hechos, y ofrecemos soluciones con consejos prácticos y nuevas tecnologías. Averigua cómo en ¿Preparados para el Tsunami? 

Anuncio de Movistar para su estreno el martes 19 de diciembre en prime time.
Texto del anuncio de «¿Preparados para el tsunami? de Movistar
Uno de esos submarinistas que miden los movimientos del agua en el fondo del mar es mi hijo Erik.
The Whistle, serie de 4 documentales sobre terremotos en California dirigida y presentada por Erik, que la PBS de Los Ángeles sigue reponiendo en prime time.
Mi hijo Erik, actuando como coronel Westley (su abuelo materno) en la serie Plutonio, sobre las bombas atómicas caídas en Palomares (Almería), dirigida por Álvaro Ron.

¡Feliz Día de la Constitución!

Dicen que 45 años no es nada, pero ahí está, ahí está, viendo pasar la Historia: la Constitución del 78, la más larga y provechosa desde La Pepa de 1812… cuando se fundó España como nación. ¡Feliz Día de la Constitución, amigos demócratas! Recordar es vivir dos veces. Por eso, quiero hoy pensar, no sin emoción, en aquel día 6 de  diciembre de 1978. Sonó fuerte el llamador de mi puerta, sobre la que yo había colocado la bandera de España, sin la gallina de Franco. Mi vecino, el coronel Lisarrague, un ex franquista jubilado, me preguntó, con cierta socarronería, qué hacía yo con su bandera en mi puerta. Le respondí: «Ayer, era solo suya y no mía, mi coronel, pero hoy ya es, por fin, de todos los españoles». Y brindamos juntos por ella.

El Congreso aplaude la Constitución del 78. La Dictadura cruel de Franco ha terminado.
Carteles del 6 de diciembre del 78

Han pasado 45 años desde el final del régimen del general Francisco Franco, el dictador felón y genocida. ¿Por qué el Partido Popular y Vox se resisten tanto a condenar la Dictadura?. VOX no existía en 1978, o estaba agazapado en el PP que entonces se llamaba Alianza Popular. De los 16 diputados del PP de entonces solo 8 votaron a favor de la Constitución. De los otros 8, 5 votaron en contra y 3 se abstuvieron. Eran el embrión antidemocrático de VOX. Y ahí siguen… incumpliendo la Constitución desde hace 5 años al negarse a renovar, según las reglas vigentes del juego democrático, el Poder Judicial, uno de los 3 poderes del Estado. Hoy es un buen día para que los del PP reflexionen si son demócratas o no. Si respetan la Constitución de todos o no. Con la negativa del PP a cumplir la Constitución, secuestrando el Poder Judicial para su beneficio espurio, se les ha visto el plumero.

En este libro de memorias («La prensa libre no fue un regalo») cuento lo que pasó en la puerta de mi casa el 6 de diciembre de 1978 con el coronel Lisarrague.

Copio y pego mi recuerdo del 6 de diciembre del 1978, tal como lo cuento en mi libro «La prensa libre no fue un regalo».

¿Qué hace usted con mi bandera en su puerta? Pag. 349
¡Feliz Día de la Constitución!

Mi nieta y mi obra, en el 90 Salón de Otoño de la AEPE

Hoy me toca presumir. Mi nieta Ana Isabel pudo, al fin, ver mi obra «Sol y sombra juvenil», seleccionada y expuesta en el 90 Salón de Otoño de la AEPE. Tuve suerte ya que la exposición (26 de octubre-26 de noviembre) fue clausurada ayer mismo en la Casa de Vacas del Retiro de Madrid. Mi nieta y sus padres han venido desde Santa Fe (New Mexico) para compartir el pavo de Thanksgiving con toda la familia. Gracias, David, por llevarla. Ana Isabel crecerá cerca de esa obra que tallé pensando en ella y en la coleta que le peina su madre, Chaz Gabriel.

Mi nieta Ana Isabel Martínez Gabriel con sus padres, Chaz y David, ayer, en el 90 Salón de Otoño de la AEPE.

El sábado no puede llevar a mi nieto Leo a la Expo ya que tuve que acompañarle a su clase de tenis, mientras su madre Andrea y sus tíos David y Erik preparaban la comilona de Thanksgiving. Ayer me tocó recoger y fregar.

Mis tres niños (David, Andrea y Erik)
Mi hijo David, chef en Santa Fe (N.M), preparó el pavo de Thanksgiving aplicando la base de su receta profesional: «Salt, Pepper and Love». La lleva tatuada. Cuando yo cocino, no la olvido.
Mi nieto Leo y su tío David preparan el pavo de Thanksgiving con «sal, pimienta y amor».

Hoy vuelvo a tallasmadera.com para resolver la primera prótesis de madera de sapeli (¡qué nervios!) que he colocado en la mano de un colega que sujeta su periódico para golpear a otro colega.

La prótesis de la mano que sujeta el periódico casi no se nota. Eso creo yo. La veta de sapeli es muy traicionera.  A ver qué me dice Sandra Krysiak, la maestra…

Si tengo que copiar o inspirarme en alguien, prefiero hacerlo con los grandes. En esta ocasión, me inspiro nada menos que en «Duelo a garrotazos» de Francisco de Goya. ¡Ahí queda eso!

«Duelo a garrotazos» de Goya. ¡Qué penosa estampa tan española!
Leo y Ana Isabel. Escribo y tallo madera para ellos…
Desbaste de «Sol y sombra juvenil» en madera de ukola. Durante un mes (26 de octubre a 26 de noviembre) he presumido de mi talla en el 90 Salón de Otoño de la AEPE en la Casa de Vacas del Retiro. La obra de un becario codeándose con obras de los grandes escultores…  ¡Casi na!

210-N: Hoy hace 48 años que se fue el caimán

Dos semanas de violencia callejera ante la sede del PSOE, aderezada con el «Cara al Sol», brazos en alto, vivas a Franco y a Primo de Rivera y ataques a la Policía de la Democracia, todo ello acompañado de arengas de Esperanza Aguirre, lideresa rabiosa del PP  (línea Aznar/Ayuso) y de los líderes de VOX, me han recordado que hoy mismo, 20-N, hace 48 años que murió el tirano, el dictador felón, Francisco Franco.

Portada del 20-N-1975 del semanario Doblón secuestrado por la Policía de Franco.
Diseñando la muerte del tirano…

Desde que publique el año pasado mis memorias, casi me había olvidado de este general genocida, que tanto reivindican ahora los bárbaros de extrema derecha y algunos militares jubilados. Son los mismos oficiales que, el año pasado, publicaron en su chat que había que fusilar a 26 millones de españoles para arreglar los problemas de «su patria». Y no les pasó nada. Ya sabemos que «esa patria» es el último refugio de los canallas.

La actriz Anabel Alonso ha descrito muy bien lo que significa para estos fachas el amor a su patria:

Anabel Alonso lo explica muy bien.

Las imágenes de la violencia callejera en Ferraz y los gritos «vintage» de estos bárbaros me han llevado a recordar cómo vivimos los abuelos demócratas de hoy aquel 20 de noviembre de 1975, dos meses después de los últimos fusilamientos de Franco. Tal como vivió, el dictador murió matando.

Copio y pego a continuación los recuerdos de aquella muerte, tan esperada, que recogí en mi libro «La prensa libre no fue un regalo» (Ed. Macial Pons)

Pag. 235
236
237
238
239
240
241
242
243
244
245
246
247
248
249
250
251

Perdonar, siempre. Olvidar, nunca.

Las personas merecen respeto. Las ideas, no

Todas las personas son, a mi juicio, respetables. Las ideas, no. Las ideas pueden y deben estar sometidas toda crítica por demoledora o constructiva que ella sea. Lo he compartido mucho con mi amigo Manolo Saco, otro ateo e internacionalista como yo, cuando hablamos, por ejemplo, de religiones o de naciones. Este viernes, en el Teatro del Barrio de Madrid, Saco presentó con brillantez el proyecto de su libro «No hay Dios (probablemente)» que publicará muy pronto la revista Mongolia (crowdfounding o micro mecenazgo mediante, verkami.com). He disfrutado mucho del manuscrito y, por eso, recomiendo su lectura y divulgación por doquier. No te lo pierdas.

Entrevista a Manolo Saco en la revista Mongolia.

Pere Rusiñol, director de Mongolia, perseguido con cuatro querellas de asociaciones católicas fanáticas por «ofensas a los sentimientos religiosos» (residuo legal anacrónico de la blasfemia medieval), mantuvo un diálogo muy rico con Saco sobre el libro. 

Pere Rusiñol y Manolo Saco dialogan sobre el libro «No hay Dios (probablemnte)» en el acto de Mongolia en el Teatro del Barrio de Madrid
Portada del último número de la revista Mongolia.
Como Saco, Daniel C. Dennett, predica contra las religiones, generadoras de fanáticos. Este filósofo apuesta por la ciencia, no por la fe. (El País, 29 de octubre de 2023)
Guía de Ramón Lobo para homenajear a los disidentes en el cementerio civil de la Almudena. Mis nietos han marraneado la página de Mongolia sin que yo pudiera evitarlo.

Recuerdo aquí la emocionante ruta que nos marcó el gran Ramón Lobo, poco antes de morir el verano pasado, ya que fue durante este paseo por el cementerio civil de Madrid cuando Pere Rusiñol y Manolo Saco acordaron publicar el manuscrito de «No hay Dios (probablemente)». Yo fui testigo privilegiado (casi celestino) de aquel acuerdo. Otro milagro póstumo de nuestro querido Ramón Lobo. ¡Cuánto le echamos de menos!

Mientras, guiados por Nieves Concostrina, íbamos repartiendo las flores del coche fúnebre de Lobo por las tumbas otros famosos ateos («íbamos dando tumbas por el cementerio», según Saco), no pude evitar recordar a mi admirado Herman Melville cuando escribió en Moby Dick que «La fe, como las hienas, busca su alimento alrededor de las tumbas». Así es.

«Valoramos la libertad, como el oxígeno, cuando nos falta»

Hoy me siento alguien. The Objective publica el texto de una entrevista grabada sobre mi vida y milagros. La transcripción escrita de lo que dije ante la cámara puede inducir a error. Quienes me conocen saben lo presumido que soy. Por eso puede sorprenderles que yo haya dicho que «en lo que más destaco es en la modestia, como sabes. Soy muy humilde». En cámara podréis notar la sonrisa y el gesto que acompaña a mi ironía, ya que de humilde no tengo nada. Pero una frase escrita, desprovista de la imagen, resulta ingrata por incompleta. Pido disculpas por haber hecho el payaso ante la cámara. Ahí va la transcripción de la entrevista y el enlace a la grabación, que recomiendo. Gracias, Javier, por acordarte de los viejos rockeros… y por haber leído mi libro de memorias «La prensa libre no fue un regalo»...

Fuera de micrófono

J.A. Martínez Soler: «La libertad, como el oxígeno, sólo la valoramos cuando nos falta»

El periodista almeriense ha fundado y cerrado periódicos. En consecuencia, ha vuelto a empezar muchas veces

J.A. Martínez Soler: «La libertad, como el oxígeno, sólo la valoramos cuando nos falta»
José Antonio Martínez Soler. | Carmen Suárez

Publicado: 15/11/2023  •  03:30

Su hija Andrea tiene la culpa de que en plena pandemia de la covid comenzara a escribir sus memorias pensando en sus nietos, dejándole un libro en blanco en la puerta de casa. José Antonio Martínez Soler –también conocido como JAMS– ha vivido a salto de mata, con muchos sobresaltos, la profesión de periodista. El 2 de marzo de 1976, siendo director de la revista Doblón, fue secuestrado al salir de su casa en Las Matas (Madrid) para ser torturado e interrogado después, en la Sierra de Guadarrama, por un grupo de individuos –según todos los indicios, guardias civiles franquistas–, empeñados en saber la identidad de sus fuentes de información.

Conociéndole, este dramático episodio y otros más felices se los habría contado igual a sus nietos de palabra, pero escribir sobre su vida podría ser una buena terapia para combatir el confinamiento. Así nació La prensa libre no fue un regalo (Editorial Marcial Pons), un libro de más de quinientas páginas en las que cuenta en primera persona su dilatada trayectoria profesional, con algún ajuste de cuentas y muchas anécdotas, pero «sin acritud», como diría su buen amigo Felipe González.

De familia humilde, Martínez Soler nació en un barrio obrero de Almería en enero de 1947. Su padre, admirador de Nicolás Salmerón, presidente de la Primera República, le inculcó ideas socialdemócratas que todavía defiende. Como también defiende la Transición democrática, que ahora algunos tanto cuestionan.  «El miedo en ambas partes –afirma en sus memorias– nos hizo demócratas».

Reconoce el sacrificio y la generosidad de los líderes de entonces, pero critica las actuales posiciones de Felipe González y Alfonso Guerra, contrarios a las concesiones de Sánchez a los partidos independentistas.  «Creo que Felipe y Guerra están envejeciendo mal… Pedro Sánchez tenía que haber cautivado a estos dos viejos monstruos del socialismo para que no se pusieran en su contra», explica. En definitiva, darles algo más de cariño.

Casado con la periodista estadounidense Ana Westley (natural de Boston), Martínez Soler cuenta en esta entrevista de Fuera de micrófono que dejó los estudios de Arquitectura al no aprobar el dibujo, y que esa circunstancia le abocó a tener que buscarse la vida escribiendo donde podía. El periodista almeriense recuerda sus idas y venidas por el diario El País y su participación en la fundación de periódicos, revistas y programas de televisión. «Iba de fundación en fundación, como Santa Teresa de Jesús», afirma divertido. Aunque confiesa: «nunca he estado en ningún partido político y no lo estaré jamás, mientras sea periodista»; tampoco esconde sus afinidades y simpatías socialdemócratas.

PREGUNTA.- En tu libro de memorias, La prensa libre no fue un regalo, resumes una vida dedicada al periodismo. ¿Qué te llevó a escribir sobre tu pasado?

RESPUESTA.- Nunca pensé escribir mis memorias, porque yo en lo que más destaco es en la modestia, como sabes. Soy muy humilde. Me pilló por medio la covid, estaba en casa encerrado, con mi mujer, y mi hija nos traía la comida a la puerta. Durante el confinamiento, para no aburrirme, me puse a escribir para mi nieto. Mi hija, que es muy lista, me regaló un libro con las páginas en blanco y me dijo: escribe ahí tu vida para que la conozca tu nieto, porque creo que él debe conocer cómo fueron tus raíces. Empecé a escribir a mano sobre mi infancia, hasta que me cansé y me puse en el ordenador. Me salieron mil páginas. Mi mujer me dijo: «¡Estás loco! Quién va a querer leer mil páginas sobre tu vida». Así que le dije que las editara ella. Cogió un lápiz rojo, empezó a cortar y dejó el libro en quinientas.

P.- Que «la prensa libre no fue un regalo» lo sabes bien, porque lo sufriste en tus propias carnes.

R.- Es cierto, pero también lo sufrieron muchos más. No sólo yo. Algunos lo pagaron con su vida. Yo tuve mala suerte. Tras la muerte de Franco, en noviembre de 1975, yo estaba investigando la purga de mandos moderados en la Guardia Civil. En febrero de 1976 publiqué cuatro o cinco casos sueltos, gota a gota, en los que contaba que el general Campano, nombrado por Franco antes de morir, iba destinando a provincias, y sin mando, a guardias civiles importantes que eran demócratas moderados. A sospechosos de no ser franquistas. Aquello provocó una reacción que no me esperaba. Me cruzaron un coche al salir de mi casa, en Las Matas (Madrid), me sacaron del vehículo con metralletas y me llevaron a la sierra de Guadarrama. Me quemaron la cara y me estuvieron interrogando desde las nueve de la mañana hasta las nueve de la noche. Luego supe que era un comando de la Guardia Civil especializado en este tipo de interrogatorios. Eran muy profesionales y todas las preguntas iban dirigidas a que confesara quién me había filtrado la información. Les dije que no lo sabía porque me llamaban por teléfono sin darme el nombre. A pesar de ello, me hicieron firmar un documento acusando al general Sáinz de Santamaría de haberme dado esa información. Le dije que no era verdad, pero con una metralleta en la espalda yo firmo todo lo que me digan.

«El poder se toma la revancha, como hizo Aznar conmigo»

P.- Las memorias sirven a veces para ajustar cuentas y justificar errores. En tus memorias ajustas cuentas con Aznar.

R.- Yo a los malos no los respeto para nada. Pero no tengo enemigos. Como dijo Narváez, el espadón de Loja (Granada), cuando el cura le preguntó, antes de morir, si perdonaba a sus enemigos. «Padre, yo no tengo enemigos: a unos los fusilé y a otros los ahorqué». En ese ten con ten se había quedado sin enemigos. Cuando criticas al poder, el poder se toma la revancha, como hizo Aznar conmigo, echándome de TVE después de entrevistarle como candidato a las elecciones de 1996. Ganó las elecciones por menos votos de los que él pensaba y me despidió de la tele. Estaba yo de corresponsal de TVE en Estados Unidos y no era un cargo político, sino laboral. Me sentó muy mal. Me dio la impresión de que era un hombre rencoroso. Le puse un pleito a la televisión del Gobierno, lo gané, y con el dinero de la indemnización pude comprarme un BMW grande, de segunda mano. Mis tres hijos me decían: «Este cochazo es de la época de Aznar«. Lo tomamos con sentido del humor. Yo creo que no he ajustado cuentas con nadie. Critico un poco a Juan Tomás de Salas porque me despidió de Cambio 16 de mala manera, con un poco de mala fe. Cuento sus luces y sombras. Y no tengo más enemigos… Bueno, otro que quiso quitarme el trabajo fue Miguel Boyer, el pobre, que le pidió a Jesús Polanco mi cabeza. Acabé yéndome de El País por tercera o cuarta vez.

José Antonio Martínez Soler. | Carmen Suárez

P.- Volviendo a tus inicios, hay que recordar que empezaste Arquitectura y, al no aprobar la asignatura de dibujo de primero, te buscaste la vida en el periodismo.

R.- La suerte me acompaña. Soy cobardica, pero tengo mucha suerte. Eso me ha permitido fundar muchas revistas, muchos periódicos y muchos programas de televisión. Me he divertido mucho. De alguna forma, yo tenía las espaldas cubiertas. Era un mantenido porque mi mujer, que nació en Boston, era corresponsal del New York Times y cobraba en dólares. Entonces, yo podía arriesgarme. Me iba de los sitios porque tenía a mi mujer detrás que mantenía a los niños. No soy ningún valiente, Javier, aunque he tenido mucha suerte.

José Antonio Martínez Soler, cuando dirigía y presentaba Buenos días, año 1986| Foto: Javier del Castillo.

P.- En las memorias cuentas que fuiste «de fundación en fundación, como Santa Teresa de Jesús».

R.- En lugar de conventos, fundaba medios de comunicación. Yo empecé en TVE haciendo de figurante, porque había hecho cine en Almería como extra. Entonces, conocí a Amestoy. Me pidió un artículo para la revista Don Quijote y después me contrataron. Hacía el ajuste de páginas, mientras estudiaba Periodismo. Estuve seis meses, pero sólo cobré el primero. Después, fui uno de los fundadores del periódico Nivel. Me contrató Manuel Martín Ferrand y conocí allí a gente muy buena. A Martín Ferrand le quise mucho. Era un tipo sensacional. Él era conservador y yo socialdemócrata, así que chocábamos de vez en cuando. No he estado en ningún partido, ni lo estaré jamás, mientras sea periodista. Aquel periódico sólo se publicó un día. Así que de ahí me fui a trabajar de documentalista a un programa de TVE que se llamó España siglo XX, cuyos guiones firmaba José María Pemán, el poeta de Franco. Era el negro de Pemán. Él corregía algunas cositas y ponía su nombre en letras grandes. Debajo, en letras pequeñitas, aparecía: Investigación y documentación, José Antonio Martínez Soler. Y yo tan orgulloso.

«No he sido nunca felipista, guerrista, ni maoísta del Niño Jesús»

P.- Lo primero que hiciste en TVE fue presentar un programa escolar, gracias a una recomendación de Adolfo Suárez.

R.- Era una especie de videoclub que se ofrecía a los colegios de los pueblos, y que se llamaba Televisión escolar. Era una prueba, que duró un año.  Yo había conocido a las secretarias de Adolfo Suárez, entonces uno de los jefes de producción en la Primera Cadena de TVE. Ellas me dijeron que estaban buscando una cara para presentar aquel programa y Suárez me dio una tarjeta para que se la entregaran a quienes hacían las pruebas. Hice la prueba con gente de más experiencia y, al finalizar, el realizador me dice: «¿Te habrás dado cuenta de que eres el peor de todos?». Me puse colorao y le dije que el problema era que estaba acostumbrado a las cámaras de cine, más pequeñas. Al final, me dijo que si en quince días perdía el acento de Almería el trabajo sería mío. Lo conseguí y fui presentador de Televisión escolar con 20 años.

P.- Volviste muchos años después a TVE, en los años 80, para hacer Telediarios y el programa matinal en TVE, Buenos días.  

R.- He tenido mucha suerte. Un día, cuando yo era director del TD1, estaba yo preparando las preguntas para una entrevista al ministro de Obras Pública, Julián Campo, sobre la Ley de Aguas, y me llamaron al control para decirme que el ministro no iba a llegar a tiempo. ¿Qué hacemos? Me bajé al estudio, me maquillaron corriendo y Manuel Campo Vidal Concha García Campoy me hicieron a mí las preguntas que había preparado para el ministro. Esa misma tarde, Ramón Colom me dijo que dónde había aprendido a hablar en televisión con tanta naturalidad. Le conté que había estado un año presentando Televisión escolar. Al poco tiempo, me llamó José María Calviño, el gran jefe, y me dijo si podría hacer el Buenos días, en la televisión matinal. Me fui una semana a Nueva York a copiar los matinales que se habían en EEUU. y los adapté al gusto español. Y el 13 de enero de 1986 había nacido una estrella.

P.- Recuerdo que dabas los buenos días en los cuatro idiomas que tenemos en España.

R.- Es verdad. Ahora me copian en el Parlamento. Yo saludaba todas las mañanas diciendo Buenos días, Bon dia, Bos días y Egun on. Excepto un día en que cambié el saludo. Me llamó a las dos de la mañana nuestro corresponsal en Ámsterdam anunciándome que se iniciaban relaciones diplomáticas de España con Israel. Cambié todo el programa y abrí el Buenos días diciendo Shalom, shalom, IsraelUn saludo, recordé, que se remontaba a hace quinientos años. Yo oí decir entonces: Buenos días, ShefaradEra emocionante. Se te ponían los pelos de punta. Dimos la exclusiva.

P.- TVE era la única cadena de televisión y esa circunstancia permitía alcanzar grandes audiencias, pero también incrementaba las presiones políticas.

R.- Yo he dirigido telediarios en el año 1985 y en los años 1993 y 1994. En dos etapas distintas. Los políticos siempre quieren manejar el monigote que sale en la tele. Es normal. Y el periodista tiene que oponerse y tratar de equilibrar esas presiones. Lo que se publica o se emite es la resultante de todas las presiones que llegan: del jefe, del amigo, del cuñado, del vecino, del político o del anunciante. Nosotros tratamos de hacer la resultante de todas esas presiones. Yo recibía llamadas del ministro portavoz o del líder de la oposición continuamente. Pero en el Buenos días ¿quién me iba a llamar a mí a las cuatro o a las cinco de la mañana? Todos estaban durmiendo. Yo era libre y hacía lo que me daba la gana. A posteriori, podían criticarme, pero ya daba igual. Era maravilloso. Éramos los más libres de España porque los jefes estaban durmiendo.

P.- ¿Por qué se cargaron el programa matinal, nada más llegar a la dirección general de RTVE Pilar Miró?

R.- Hay cosas que no se pueden contar. Yo no he sido nunca ni felipista, ni guerrista. Ni maoísta del Niño Jesús. He sido siempre independiente. Soy de centro izquierda porque mi padre era republicano salmeroniano. Fíjate, yo soy de Salmerón, de la Primera República. Y también de Indalecio Prieto, si quieres, socialista a fuer de liberal. Pero nunca he estado en ningún partido político, ni lo voy a estar. Porque me interesa ser libre. Mi corazón está un poco en el centro izquierda. ¿Qué ocurre? Pues que inmediatamente tratan de ponerte una etiqueta. Cuando Calviño me llamó para dirigir un Telediario, la gente decía: si le ha llamado Calviño, es que este es guerrista. Yo ni conocía a Guerra. No lo había visto en mi vida. Bueno, le conocí indirectamente cuando fui ayudante de Fernando Abril Martorell, vicepresidente del Gobierno con Suárez, y ellos dos negociaban la Constitución. Los padres de la Constitución de verdad son Alfonso Guerra y Fernando Abril Martorell. Ellos negociaban de madrugada y luego le decían a Felipe y a Suárez lo que habían aprobado. Las matronas de la Constitución fueron Abril Martorell y Guerra. Me decían que era guerrista, pero de guerrista nada.

P.- Te llevabas bien con Felipe González… Te mandó una carta cuando te secuestraron.

R.- Es verdad. La primera foto de Felipe González la publiqué yo en la revista Doblón. Le tapamos los ojos, porque era todavía ilegal. Cuando me secuestraron y torturaron, me mandó una carta muy cariñosa, firmando ya con el nombre de Felipe González. También me mandó otra carta Nicolás Franco, sobrino del dictador. Yo soy amigo de Nicolás Franco porque me salvó la revista. El día que murió el caudillo nos la secuestró la policía. La portada era un sello de correos, con la cara de Franco ampliada y un titular que decía Ha muerto. Nada más. Luego me enteré que el secuestro se debió a que habíamos ofendido a la viuda, Doña Carmen Polo de Franco, por decir que era «inteligente para los negocios». No pagaba los collares en las joyerías. Lo tengo confirmado. Le hicimos llegar una carta al entonces todavía príncipe Don Juan Carlos y por la tarde nos dieron permiso para repartir la revista. Yo le estaré siempre agradecido al rey Juan Carlos y a Nicolás Franco. Aunque el rey Juan Carlos nos salió luego un poco rana, hizo mucho por la democracia y salvó mi revista.

José Antonio Martínez Soler en un momento de la entrevista. | Carmen Suárez

P.- Después de tan larga trayectoria, ¿somos ahora más libres o menos libres que hace cuarenta años?

R.- Es una reflexión difícil. Depende. Está claro que España es un país democrático. Somos libres. La mayor libertad que yo he tenido, como periodista, fue desde la muerte de Franco hasta la aprobación de la Constitución, años 76, 77 y 78. Me sentía más libre porque los poderes antiguos de la dictadura no acababan de morir y los poderes nuevos de la democracia no acababan de nacer. No había unos poderes claros. Yo era entonces director de Doblón y publicábamos cosas increíbles. La clave de la Transición fue que los demócratas no sabían la fuerza que tenían los franquistas y viceversa. Y tenían miedo a volver a las andadas. En aquellos tres años he sido más libre que nunca. Nadie es objetivo; somos sujetos, no objetos.

«Los españoles perdonamos los pecados del amor, pero no los de robar»

P.- En la Transición conociste bien a Felipe González y a Alfonso Guerra. ¿Qué te parecen sus críticas a lo que está haciendo Pedro Sánchez?

R.- El Rey emérito, con el que he tenido una relación de afecto y de agradecimiento, ha envejecido mal. Constitucionalmente, lo ha hecho bien, pero la bragueta le fue mal y la cartera también. Los españoles perdonamos siempre los pecados de amor, pero los de robar no. Aunque no se ha probado todavía, todo el mundo sabe que ha habido un comportamiento no ejemplar del Rey emérito. ¿Qué pasa con Felipe y Guerra? Yo quiero a los dos, y les he votado muchas veces. Para mí, Felipe es un hombre imprescindible en la historia de España. Ha sido fundamental, como lo fue Suárez, como lo fue Carrillo, como lo fue incluso Fraga, Guerra o Abril Martorell.  Pero, cuando pierdes el poder -por vejez o porque te retiras-, no te acostumbras a que los guardias no se cuadren y den el taconazo, ni a que el coche oficial no te esté esperando en la puerta. No se acostumbran a que las nuevas generaciones no les pregunten. Felipe y Guerra están dolidos por eso. Pedro Sánchez tenía que haber cautivado a estos dos viejos monstruos del socialismo para que no se pusieran en contra. Tanto Guerra como Felipe están envejeciendo un poco mal. Han hecho mucho bueno por la democracia, pero ahora es tiempo de los jóvenes.

«Felipe González, Alfonso Guerra y el rey Juan Carlos I están envejeciendo mal»

P.- Pero ¿no crees que se están haciendo demasiadas concesiones por parte del presidente en funciones?

R.- Pero, ¿cuándo no se han hecho?

P.- Tendrá que haber algún límite.

R.- El que marque la ley. Yo soy demócrata y republicano. Por ese orden. Acepto la Constitución y apoyo al Rey, aunque soy republicano. Y la princesa Leonor me parece encantadora. El Rey es soberano, no como Franco que era caudillo por la gracia de Dios. Felipe VI es rey constitucional de España, por designio del pueblo. Envejecer es muy difícil. Yo me he buscado otra vida para no molestar a los jóvenes. Hay gente que envejece mal. Y creo que Felipe, Guerra y el rey Juan Carlos I están envejeciendo mal.

P.- En el libro dices que el miedo de unos y de otros nos hizo demócratas. ¿Qué está pasando ahora?

R.- Efectivamente. El miedo nos hizo demócratas porque, como te decía antes, ninguno bando sabía la fuerza del otro bando. El miedo fue fundamental, pero también la generosidad. Hubo un punto de generosidad. Miedo a no volver a las andadas y generosidad para perdonar a los asesinos del lado franquista y a los asesinos del lado republicano. En la guerra civil hubo asesinos en los dos lados, pero en la posguerra los asesinos estaban todos en el mismo lado: en el lado de la represión franquista y policial. Creo que la izquierda perdonó más, pero ambos perdonaron. Los jóvenes han nacido en libertad y la libertad, como el oxígeno, sólo la valoras cuando te falta. A mí me faltó durante muchos años y la valoro; que ahora no me la quiten. La libertad no fue un regalo, ni lo es ahora. Hay que estar alerta defendiendo permanentemente la libertad, porque un país libre siempre es un país mejor.

Mi libro ya ha cumplido un año. Y sigue dando guerra…

Gracias , Javier, por poner la entrevista en X

¿VOX o Amnistía? Lo tengo claro: Amnistía

Entre VOX y la Amnistía, me quedo, sin dudarlo y aunque no me guste, con la Amnistía. Los !Viva Franco! que, brazo en alto, se oyen en las manifestaciones frente a la sede del PSOE en Madrid, en presencia de Santiago Abascal y Esperanza Aguirre (como delegada de Aznar y Ayuso), me producen algo más que repelús. Me asustan.

Os recomiendo leer «La España de Franco» de Chaves Nogales, probablemente el mejor periodista español del siglo XX.

El PP y VOX están jugando con una bomba de relojería de consecuencias insospechadas. También, con un boumerang que golpeará al pobre Feijóo y, cuando pasen las elecciones europeas del año 2024, le llevará de regreso a su Galicia natal. Menos mal que nuestra Democracia, anclada firmemente en la monarquía parlamentaria de la Constitución del 78, es sólida y aguanta bien los ataques de los neofranquistas de VOX (que llaman Felpudo VI al Rey) y de algunos otros nostálgicos totalitarios emboscados aún en el PP.

Imposible olvidar «Los santos inocentes» cuando veo a los manifestantes rabiosos y violentos, ciegos, contra una Amnistía cuyas causas y efectos desconocen.

Mientras tanto, Ayuso, marcando el paso a Feijóo, de la mano de Aznar, en el papel de Trump, está exultante. Solo cuando la mayoría del PP vuelva al centro derecha podrá aspirar, sin VOX, a ocupar algún día la Moncloa. Con VOX ya se ha visto que es imposible. ¿Por qué no lo entienden y lo asumen de una vez? De ahí su desesperación, su rabia mal disimulada, su violencia contenida, y sus mentiras repetidas de que han ganado las elecciones. En Democracia, señores del PP, si respetan la Constitución y las leyes, deben saber que las elecciones las gana quien puede formar Gobierno con los votos del Congreso donde reside la soberanía popular. No insistan con sus mentiras repetidas en la línea Trump.  Solo crearán frustración entre los suyos.

Ayuso, pupila de Aznar, el «pinocho» de ETA en el 11-M.

La crueldad de la Dictadura de Franco, el dictador felón, perdura en el recuerdo imborrable de muchos demócratas. Gritar ¡Viva Franco!, a estas alturas, no llevará nunca a los PP a buen puerto. Lo saben, pero no se atreven a atar corto a Abascal, su doberman. Lástima. Con lo bien bien que sentaría a la Democracia la posibilidad de la alternancia en el Poder…

Los neofranquistas me dan mucho miedo

Ayer recibí mensajes de amigos que sentían miedo. Veían en directo las imágenes de la violencia desatada por los neofranquistas y nazis contra la Policía y la sede del PSOE. Como los caducados miembros vergonzantes del PP en el Poder Judicial, estos salvajes protestaban también contra la amnistía que está por llegar (y que nadie conoce aún) si hay acuerdo de investidura de Pedro Sánchez con Junts.

Policía ardiendo por una bengala arrojada por los neofranquistas. Foto de Jorge París, de 20 minutos.

No recuerdo violencia semejante cuando Aznar indultó a los terroristas de Terra Lliure a cambio del apoyo de los antecesores de Junts a su investidura en 1996. Lo que sí recuerdo de aquel año es que el flamante presidente Aznar me despidió como corresponsal de TVE en Nueva York tras la entrevista preelectoral que le hice como candidato. Se ve que no le gustaron mis preguntas. Gajes del oficio. Lo cuento con más detalle en mi libro de memorias («La prensa libre no fue un regalo»).

Todo eso ya lo hizo Aznar. No recuerdo violencia en las calles.

Recuerdo una frase inolvidable que me enseñó entonces Felipe González (el de antes de envejecer): «La intolerancia es la enfermedad de la derecha española». Lástima. Aznar nunca reconoció la victoria electoral legítima de Zapatero («presidente por accidente», le llamaron). La victoria del PSOE se debió, entre otras razones, a las propias y gravísimas mentiras de Aznar sobre ETA en la tragedia yihadista del 11-M. Mentir sobre tantos muertos y heridos para no perder el Poder. ¡Qué vergüenza!

Montaje de Aznar, en el papel de agitador callejero , que circula por las redes sociales.

Los de VOX y una parte del PP se han echado al monte. Cuánto lo siento. Les costará bajarse de ahí. El ex presidente Aznar les moviliza y les azuza para conquistar las calles. La ex presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, le obedece ciegamente y acude a cortar la calle Ferraz, rodeada de vivas a Franco (sí, al tirano) y de banderas con la gallina del dictador felón. No en vano circulan chistes por las redes sobre su papel en primera fila en la algarada callejera frente a la sede del PSOE en la calle Ferraz.

Banderas cona «la gallina» de Franco en la calle Ferraz.

Ahí va un resumen (que comparto) que circula por la redes sociales.

Mi amigo Manolo Saco me anima con estos versos:

«Pues no he de callar

por más que con sus piedras

Silencio avises 

o amenaces miedo». 

Los versos originales de Quevedo provocaron indirectamente mi despido como director fundador del diario El Sol:

«No he de callar por más que con el dedo,
ya tocando la boca o ya la frente,
silencio avises o amenaces miedo.

¿No ha de haber un espíritu valiente?
¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?
¿Nunca se ha de decir lo que se siente?»

¡Ahí queda eso!